…Y después que!

Ante otro evento de la naturaleza “inesperado”; ya que, desde hace meses, sino años, se nos viene advirtiendo de todos los potenciales cambios y eventos mundiales (climáticos, políticos, etc.). 

Me pregunto (y peco de lo mismo):

  • ¿por qué no hemos escuchado todas las advertencias?, 
  • ¿por qué seguimos caminando en “zombie mode”? 
  • ¿por qué cada vez que pasa un evento nos preguntarnos qué lecciones debemos aprender de este evento? ¿O como lo podemos hacer mejor?
  • ¿No hemos aprendido lo suficiente con todo lo ocurrido? 

¡Imagino como se sienten esas personas que nos orientan hasta el cansancio y cuando surgen estos eventos se dan cuenta de cómo nosotros no hemos tomado nota, ni tan siquiera implementado un plan! 

Ya es hora de que cada uno de nosotros tomemos la responsabilidad de nuestras vidas y de todo lo que poseemos. Es por lo que pienso debo comenzar a ejecutar con mente de negocios todo lo que tiene que ver con mis bienes personales, finanzas, hogar, etc. A hacer un plan de negocios para mi hogar; que incluya todos los pasos para poder proteger la vida y la propiedad de los seres que amo. 

Es nuestra responsabilidad el hacer las cosas conforme a la ley (no importa si los demás no lo hacen. Recuerda: que siempre debes hacer lo correcto cuando te vean y cuando no) pero, sobre todo actuar conforme a tus valores. 

No soy una experta en lo que se necesita para correr un negocio y/o local, pero la experiencia me ha enseñado que debo estar pendiente de varias cosas antes de abrir operaciones en un negocio. Si tienes una o varias propiedades debes verificar lo siguiente y que aplique:

  • que las construcciones estén bajo los códigos existentes de construcción, 
  • que los permisos requeridos para la construcción estén vigentes,
  • que, si necesitas certificaciones de la estructura, debes conseguir un profesional experto y con licencia vigente,
  • que debes LEER todas las cláusulas de los contratos (que incluye y que no),
  • que tengas los seguros apropiados para tu vivienda y que estén al día,
  • que todos los protocolos de seguridad se establezcan (salidas y rutas de emergencia, extintores, rotulación, manguera de incendios, escaleras de seguridad, equipo de seguridad, detectores de humo, etc.)
  • que los manuales de huracanes, terremotos, tsunami, inundaciones y cualquier otro que aplique estén atemperados a tu propiedad y área de residencia, que se revisen periódicamente y se hagan simulacros para mantener a tu familia adiestrada e informada,
  • que tengas a la mano todos los números de emergencia, visibles y accesibles,
  • que hagas inventario de los abastos (comestibles, equipo, seguridad) y tengas un lugar de almacenaje para ello,
  • que tengas las direcciones físicas, números de teléfono (residenciales / celulares / trabajo) de tus familiares y correos electrónicos,
  • que tengas un plan financiero para gastos de emergencia,
  • que guardes todos los documentos importantes de la propiedad y personales en un lugar protegido que no se pierdan y de fácil acceso por si hay alguna emergencia (escrituras de la propiedad, contratos de arrendamiento, seguro social, certificados de nacimientos, vacunas, matrimonio y cualquier otro documento importante).

Te repito no soy experta en planes de negocio, pero créeme que desde este año 2020 voy a tomar la responsabilidad por mi vida, familia y propiedad. Deseo ser un “voice of reason”. Alguien debe estar en control y esa quiero ser yo. No voy a seguir como “gallina sin cabeza”, corriendo a última hora, creando el caos y el pánico entre los que amo.

Siempre habrá eventos que nos sacudirán, pero si hacemos las cosas en orden desde el principio, con un plan de ejecución bien organizado el estrés y la confusión pueden ser menor al momento de un evento “inesperado”.

Te invito a reflexionar sobre estas líneas: si haces todo lo arriba mencionado para proteger tu negocio, ¿porque no también hacerlo por y para tu familia?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
María Del Mar Torres

María Del Mar Torres

Apasionada por el servicio al cliente inicié MDM Customer Service Strategies para ayudar a propietarios de negocios, organizaciones e individuos a ser líderes en el mundo del servicio al cliente.